Eneacontract | Empresas y negocios

17Ene/17Off

La plata se estropea antes que la mayoría de los metales

En la habitación de cualquier chica habitualmente tiene un joyero donde hay alhajas o bisutería del pasado que hoy día no las usan dado que están ennegrecidas o incluso por despiste.

Muchas de estas piezas como pueden ser esclavas y colgantes se podrán seguir usando si las limpiamos con calma de forma que se pudan lucir igual que en otras épocas.

Un gran número de estos gemelos eran de color dorado y plata puesto que se construyeron con aleacciones que con el transcurso de los años y también el aire han llegado a oxidarse. Lo que en un principio debemos de hacer es realmente informarnos de la clase de metal y por supuesto el colorido que presentan hoy día.

Un gran número de gargantillas están chapadas en oro y por supuesto tarde o temprano pierden el color y es dificil lograr de nuevo ese color pues sería preciso recubirlas una vez más de ese metal tan apreciado y es más apropidado gastarnos el dinero en una alhaja nueva, mientras que llegue a ser un metal poco costoso puesto que cuando son de plata acreditada tienen un coste más elevado.

La plata se estropea antes que la mayoría de los metales y cuesta más limpiarla. Si desea limpiar unos pendientes debería de usar un trapo que no esté manchado y después frotar con fuerza intentando que lo oscurecido no se vea, pero si no desaparece tenemos sistemas que suelen funcionar como la pasta de dientes, el zumo de limón o el bicarbonato. No emplee componentes químicos que van a poder destruir el metal y ademas podrá causarle heridas en las manos o los ojos si toca ese fluido.

Si dentro de su cofrecillo guarda muchos aros y anillos de plata auténtica y tiene interés en que se conserven bien será recomendable adecentar estas alhajas utilizando productos sin componentes químicos.

A menudo en esos guardajoyas descubrimos piezas de gemelos de plata que están deterioradas y por tanto es preciso ir a un establecimiento especializado con el propósito de que las reparen, aunque la mayoría de las veces es más costoso que adecentarlas con varios métodos que verá en la red.

Vemos personas que no adquieren un cofrecillo con el fin de almacenar sus pulseras y las meten en gavetas, y de esta forma pueden perderse alhajas por no estar bien dispuestas.

Las féminas amontonan gran cantidad de piezas y lo mejor será decantarse por un estuche amplio de bastantes departamentos de cara a ordenar perfectamente cada gargantilla. Los estuches se compran en hipermercados y obviamente en tiendas de joyas donde puede adquirir el que más le convenza y pueda colocarse en el sitio del que disponga en su domicilio. No se le olvide meterlo donde no sea sencillo encontrarlo por si pretenden estafarle.

Las pulseras de mucho valor vienen en estuches con el objetivo de protegerlas de daños y también de rozamientos, en todos los hogares se pueden encontrar pulseras de un importe muy elevado. Si se va de vacaciones y carece de medidas de seguridad en su residencia, llévelas a un lugar que le ofrezca garantía, pues podrán cogerlas los cacos puesto que pesan poco y sin duda si se da el caso de que son de oro podrán forjarlo y llegar a un pacto con joyeros insensibles que seguidamente lo emplean con objeto de crear nuevas piezas.

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Comentarios (0) Trackbacks (0)

Lo sentimos, los comentarios están cerrados por ahora.

Aún no hay trackbacks.